Manuales para la Guerra

Los de abajo son dos manuales para la fabricación de artefacto explosivos caseros, el primero es de un manual anarquista y aunque no compartimos muchas cosas que se dicen, nos parece necesario publicarlo por el interés del ataque.

El segundo manual es un archivo en PDF que publicó hace unos días el grupo terrorista “Emirato Islámico” (Dash por su acrónimo en árabe*), en este se explica con gráficos la fabricación de artefactos explosivos, la forma de detonar coches-bomba y, la forma de armar detonadores fáciles con teléfonos celulares, y aunque tampoco compartimos la visión religiosa de ver las cosas de los musulmanes radicales, lo publicamos como método de referencia en el ataque a la civilización y el progreso.
No desestimamos ningún conocimiento si este se puede emplear por los individualistas en guerra contra el sistema tecnológico, fuera de lineamientos políticos o religiosos y de opiniones encontradas con ambos grupos, los métodos (que pueden ser tomados por los eco-extremistas), tanto de los anarquistas como de los musulmanes jihadistas son válidos para la continuidad del conflicto contra el progreso humano.

*Agradecemos la aclaración!


http://artesanosdelfuuego.blogspot.mx/2010/07/manual-de-practicas-anticapitalistas.html

(…)

3. CONCEPTOS BÁSICOS:

a) Sobre la Historia de los explosivos
El primer explosivo fue la pólvora negra, descubierta por los chinos. Luego se descubrió la Nitroglicerina y el químico Alfred Nobel descubrió la forma de manipularla con seguridad mezclándola con una sustancia inerte que la neutralizaba. A esta mezcla de le denominó dinamita. La mezcla de Nitrocelulosa con Nitroglicerina dio origen a los explosivos plásticos (también conocidos como Gomas) que tienen una gran variedad. Los explosivos pulvurentos (en polvo), principalmente los que tienen como base el Nitrato de Amonio se ocupan desde la década de 1950 y el más conocido es el ANFO que es una mezcla de Nitrato de Amonio con petróleo, pero también el Nitrato de Amonio es la base para otros explosivos como el R4, Amonal, etc. (ver fórmulas)

b) Explosivo
Se denomina explosivo a toda sustancia que por alguna causa externa (roce, llama, percusión, etc.) se transforma en gases liberando gran cantidad de calor y presión en un tiempo muy breve.

c) Iniciación
Es aquella acción por medio de la cual se comienza a desencadenar la descomposición explosiva, es decir la transformación del explosivo sólido en gases a gran presión y temperatura. Los iniciadores suelen ser explosivos de alta sensibilidad (primarios o detonadores) que actúan de acuerdo al impulso requerido: impacto, eléctrico o térmico. Suelen ser llamados detonadores al estar encapsulados industrialmente. Los detonadores más comunes pueden ser eléctricos o pirotécnicos (estos últimos también llamados mecánicos dado el trabajo mecánico que realizan)

d) La explosión
Una explosión se produce por la brusca transformación de un explosivo en gases a gran temperatura y presión producto de la acción de un agente externo. En el caso de la pólvora que es un explosivo deflagrante, al quemarse genera gran cantidad de gases que al encontrares confinados (o encerrados) en un recipiente con resistencia, los gases buscan su salida produciendo el brusco rompimiento del recipiente produciendo una explosión y una onda de choque que provoca un trabajo mecánico y la destrucción de lo que la rodea.

e) Descomposición explosiva
Es el proceso en que el explosivo se transforma de sólido a gaseoso liberando violentamente gases a gran presión y temperatura. Habitualmente la descomposición explosiva es iniciada por un detonador que le otorga la energía inicial al cuerpo explosivo para su transformación.

f) Deflagración
Los explosivos deflagrantes son explosivos de baja potencia. Se caracterizan por tener una combustión mucho más lenta que los explosivos con alta velocidad de detonación. Por eso los explosivos deflagrantes se ocupan principalmente como cargas propulsoras, en la elaboración de mechas lentas y en la pirotecnia. Las pólvoras se clasifican habitualmente entre los explosivos deflagrantes.

Una deflagración entonces, es la combustión de un material explosivo con gran desprendimiento de gases y calor pero a una velocidad menor que en una detonación. Sin embargo, cuando una deflagración ocurre en un recipiente con confinamiento hermético y resistente (como un balón de gas o un extintor por ejemplo) se produce una violenta explosión, ya que los gases buscan su salida provocando el rompimiento del confinamiento.

g) Detonación
Se entiende por detonación de un explosivo a la transformación casi instantánea de la materia sólida que lo compone en gases. Esta transformación se hace a elevadísimas temperaturas con un gran desprendimiento de gases, casi 10.000 veces su volumen inicial.

h) Velocidad de detonación
La velocidad de detonación es la característica más importante del explosivo. Cuanto más grande sea la velocidad de detonación del explosivo, tanto mayor es su potencia. Explosivos militares como el TNT (Tri-Nitro-Tolueno) tienen, por ejemplo, velocidades de detonación de 6.000 metros por segundo.

i) Carga explosiva
Es la masa base que explosionará y es objeto del diseño de la voladura. El detonador es un iniciador, es decir el responsable de iniciar la carga mediante la transmisión inicial de la energía necesaria para la descomposición explosiva de la carga. No todas las cargas necesitan de un detonador, a la pólvora negra por ejemplo le basta que le llegue la llama que conduce una mecha lenta o una chispa o llamarada que inicie la deflagración.

j) Confinamiento
Simplemente es el encierro al que se somete un explosivo para lograr su mejor rendimiento. En minería se perfora la roca (barreno), se coloca el explosivo y después se taconea con tierra para lograr el mejor rendimiento de los gases rompiendo la roca. En el caso de las bombas convencionales de las fuerzas armadas burguesas, también se encierran en un recipiente metálico y resistente para lanzar esquirlas y aumentar la onda de choque de la explosión. Todo explosivo rinde mucho mejor si es encerrado, ya que se alcanza a “quemar” todo el material aumentando la potencia de la explosión. Con explosivos convencionales se pueden encerrar en tubos de cartón o con cinta de embalaje y en explosivos caseros en recipientes metálicos para provocar una explosión potente. Hay siempre que considerar que un recipiente metálico lanza esquirlas por más que sean explosivos de baja potencia como la pólvora, de tal manera que si son colocados en la vía pública debe ser considerado la ubicación, el horario y el tamaño de la carga para tomar todas las precauciones y no herir a nadie casualmente.

k) Espoletas
Mecanismo que va colocado en las bombas y otros artefactos con carga explosiva para provocar la explosión. Puede haber espoletas de tiempo (reloj), de contacto, de proximidad, de presión, espoletas químicas, etc.

l) Sensibilidad
Se define la sensibilidad de un explosivo como la mayor o menor facilidad que tiene un explosivo para ser detonado. Se dice por lo tanto que un explosivo es muy sensible cuando detona sin dificultades al detonador y a la onda explosiva que se produzca en sus cercanías. Hay que tener en cuenta que explosivos altamente sensibles hacen peligrosa su manipulación. Un explosivo insensible es todo lo contrario, es decir, necesita mucha fuerza inicial para ser detonado, por lo tanto también es más seguro para su manipulación.

4. MEDIDAS DE SEGURIDAD EN TRANSPORTE, FABRICACIÓN Y ALMACENAMIENTO.

Una anécdota: Los milicos tienen escrito en sus polvorines un cartel que dice: “soldado de ingenieros recuerda: tu primer error será el último”. Con esto se refieren a que estamos tratando con materias peligrosas, por lo tanto debemos extremar las precauciones y los cuidados. Debemos siempre tener presente que el orden, la rigurosidad y la disciplina son fundamentales. En el campo de los anticapitalistas y la subversión autónoma también tenemos dolorosos ejemplos que han servido al enemigo para festinar y amedrentar numerosos espacios sociales. Es por ello que las precauciones y las medidas de seguridad deben seguirse estrictamente, así como el orden en que se hacen las cosas, especialmente cuando las cargas están armadas.
A continuación se exponen algunas generalidades respecto de la materia y luego vienen descritas varias normas de seguridad.

1. En general, los explosivos son sumamente seguros. Prácticamente todos los accidentes se producen por errores humanos.
2. Los explosivos a base de nitroglicerina representan un peligro porque sudan o transpiran. Este fenómeno se produce porque estas sustancias son una mezcla entre la Nitro Glicerina (de ahora en adelante NG, que es como un aceite) y una sustancia estabilizante. Al estar mucho tiempo de costado o en malas condiciones de almacenamiento la NG en estado puro tiende a salir y acumularse en el exterior del cartucho en forma de gotitas o manchas de aceite. Esta es la NG pura y es sensible a cambios de temperatura, choque, llama o fricción. Cuando esto pasa, el cartucho debe ser limpiado suavemente con toalla nova o con un paño seco y después eliminarlo. Los cartuchos de dinamita o amongelatina deben ser guardados en cajas con aserrín o arena, de manera que si sudan, la NG sea absorbida y no represente peligro. Además deben ser revisados y mantenidos continuamente. Deben ser almacenados en lugares sin cambios extremos de temperatura y con una ventilación adecuada. Si no están las condiciones óptimas, deben ser ventilados cada cierto tiempo (cada 1 semana aproximadamente). En períodos de mucho calor deben ser revisados continuamente.
3. Las pólvoras cloratadas o percloratadas son aquellas que se fabrican a base de unos compuestos químicos que son los Cloratos o Percloratos (ya sea de sodio o potasio). Son la materia prima para fabricar pólvoras más potentes que la Pólvora Negra, sin embargo son pólvoras más sensibles y más peligrosas de manipular. Aquí no se pueden ocupar materiales metálicos y son sensibles a la percusión y la fricción. En general no son recomendables por el peligro de manipularlas.
4. La Pólvora Negra es una de las sustancias más seguras que existen. Para encenderse necesitan gran cantidad de calor (a veces cuesta que se inflamen con la llama de un fósforo o de un encendedor). La Pólvora Negra no es sensible a la fricción ni los golpes. Se tejen muchos mitos respecto a la pólvora negra, como que no se pueden ocupar cucharas metálicas o que los golpes la activan, cuestión que es falsa. Las principales falencias son la baja potencia y que el salitre es higroscópico (esto es que tiende a absorber humedad, incluso la humedad del aire). Deben ser guardados en frascos de vidrios o recipientes plásticos herméticos. En caso que se humedezcan la pólvora debe ser secada al sol idealmente o de ser imposible por el tiempo, cerca de una estufa cuidándola atentamente, aunque claramente no es lo ideal.
5. Los Anfos y los explosivos a base de Nitrato de Amonio se caracterizan por su seguridad en la manipulación y transporte y por su insensibilidad, es decir les cuesta iniciarse. En general deben ser muy resguardados de la humedad, ya que determinado porcentaje de humedad impedirá que hagan explosión. Cuando se van a ocupar y no se está seguro de su humedad deben ser secados idealmente al sol o bien poniéndolos cerca de una estufa sin acercarlos demasiado. Si el explosivo es R4, es decir tiene pez castilla, y lo ponemos cerca del calor ésta se ablandará y al enfriarse se endurecerá. Por eso es recomendable secarla al sol, sin exponerla demasiado al calor. El Anfo, al estar mezclado con petróleo Diesel elimina la absorción de humedad, pero debemos asegurarnos que el Nitrato debe estar bien seco primero antes de mezclarlo con el Petróleo y guardarlo resguardado de la humedad.
6. El TNT y los explosivos plásticos son sumamente seguros y no son muy sensibles. Detonan sólo con un detonador o una percusión que genere gran energía (como un balazo por ejemplo). Además no sudan. Los ocupan las FFAA, especialmente los cuerpos de ingenieros en demoliciones y las fuerzas especiales (comandos), por su seguridad, su velocidad de detonación y la gran potencia que tienen.

En general podemos mencionar las siguientes medidas de seguridad:
a) La primera medida de seguridad es que las reglas de seguridad deben ser cumplidas al pie de la letra, sin excepción.
b) Nunca fumar ni en el proceso de fabricación ni manipulación de un artefacto, a menos que éste vaya en un bolso, resguardado de cualquier chispa o brasa que salte. Si hay un compañero o compañera fumadora, debe fumar fuera, en el patio, o bien espera que se haya terminado. No basta con fumar lejos del material aunque parezca seguro. Cuando decimos que no se puede fumar, es porque NO se puede fumar nunca. Recordemos: aunque ya manejemos las técnicas no debemos relajarnos nunca, ya que los errores en esta materia se pagan muy caro.
c) El proceso de fabricación de materiales explosivos, su manipulación, mantención y la colocación de una carga son absolutamente INCOMPATIBLES con el consumo de alcohol o drogas. Esta es una actividad que requiere la máxima seriedad, concentración y disciplina. No es un juego.
d) Al fabricar, asegurarse de estar lejos de fuentes de calor (estufas, inciensos, cigarrillos, pilotos de calefont, braseros, etc.)
e) Recordar que hay explosivos que expelen gases (dinamitas, amongelatina). En este caso se debe trabajar en un lugar lo más ventilado posible.
f) En general no es recomendable fabricar explosivos para guardarlos, sino que para usarlos en el corto o mediano plazo. En caso contrario es mejor mantener los ingredientes por separado sin mezclarlos (en el caso que se trate de mezclas de polvos explosivos como las pólvoras o los que tienen como base el nitrato de amonio).
g) No es recomendable guardar distintas clases de explosivos en una misma bolsa o recipiente. Se debe resguardar el orden y la limpieza, ojala etiquetando el ingrediente en el frasco o recipiente que se guarde.
h) JAMÁS se deben guardar juntos explosivos y detonadores. Idealmente se deben almacenar en piezas separadas. En el caso del transporte idealmente se deben llevar por separado, a menos que la carga vaya armada para su uso próximo.
i) Es recomendable manejar un extintor en caso que se desate algún incendio en el lugar que estamos fabricando, aunque es necesario indicar que los fuegos provocados por explosivos o materiales químicos incendiarios son muy difíciles de apagar. Sería más bien para apagar las consecuencias de un accidente.
j) Es recomendable tener un botiquín para realizar primeros auxilios en el caso de accidentes. Este debería tener compresas para detener hemorragias; analgésicos potentes, en caso de ser inyectables debe conocerse su uso; anti-inflamatorios (Ibuprofeno, naproxeno, etc.); cremas para quemaduras (de hasta 2º grado, las venden en las farmacias); Sería ideal contar con un compañero(a) con conocimientos de medicina, enfermería o primeros auxilios. En caso de accidente grave la persona debe ser trasladada de inmediato a un centro asistencial. Estas medidas deben ser conversadas y acordadas por el grupo de antemano, teniendo todos claro los caminos a seguir, de manera de no improvisar en una eventual situación de emergencia. Ante un accidente grave, seguramente habría que optar entre la prisión o la vida de un compañero(a) y creemos la elección de todos será por la vida de nuestros hermanos y hermanas.
k) Jamás se deben acercar artefactos explosivos con detonador eléctrico industrial a lugares con campos magnéticos o electricidad estática como cerca de trasformadores, torres de alta tensión, antenas de celulares, etc. También debemos tener en cuenta que muchas veces tenemos electricidad estática en las manos o la generamos producto de la ropa que ocupamos. Ante eso debemos descargarnos de esa electricidad estática antes de manipular iniciadores eléctricos. Habitualmente en los polvorines mineros la electricidad estática se saca tocando una barra de hierro enterrada en la tierra. Al hacer tierra, la estática se descarga y se puede trabajar con seguridad.
l) En el caso de la fabricación de pólvora negra, es probable que la primera vez deseemos saber si quedó buena la mezcla. Para ello es habitual tomar una muy pequeña cantidad de pólvora y en un lugar ventilado proceder encenderla. Si hacemos esto debemos estar absolutamente lejos de otras cantidades de pólvora o sustancias inflamables, sino absolutamente aparte. Recordar que la pólvora negra no encenderá de inmediato, no es que esté mala, sólo que la pólvora requiere gran temperatura para quemarse. Recordar que esto es válido para las mechas de combustión lenta (sean industriales o artesanales) que cuesta un poco que se enciendan.
m) Las cargas explosivas caseras, con el iniciador eléctrico de ampolleta de 2,5 volts que enseñamos a fabricar aquí, no se activan con el campo magnético de una antena celular por ejemplo o por la electricidad estática, pero en todo caso esto debe ser comprobado en terreno, llevando una ampolleta llena de pólvora molida y con sus cables terminales pelados para comprobar la seguridad del lugar (ver más adelante iniciadores caseros). Dentro de lo posible, es mejor no ocupar mecanismos eléctricos en campos magnéticos aunque sean caseros.
n) El orden que proponemos para la activación de una carga explosiva con temporizador debe ser respetado estrictamente. En este caso el orden de los factores Sí altera el producto. Primero se debe poner a punto el temporizador, luego ajustar los cables que harán contacto y por último y sólo al último, cuando realmente estemos seguros que no hay contacto posible, se deben poner la fuente de poder (pilas o batería). Si se quiere realizar un arreglo o modificación, JAMÁS debe ser manipulado el temporizador con la fuente de poder conectada. En ese caso que se requiera mover el temporizador o suspender la acción, debe ser retirada la fuente de poder (pilas o betería) antes de hacer cualquier cosa. Debemos recordar que sin la fuente de poder la carga es inofensiva, aunque se encuentren haciendo contacto los cables, sin embargo cualquier modificación con la fuente de poder conectada podría hacer que el circuito eléctrico se cerrara, provocando una explosión accidental.
o) Todo sistema de relojería conectado a un circuito eléctrico artesanal como el de la ampolleta de 2,5 volt con pólvora debe ser probado muchas veces para asegurar el correcto funcionamiento. Debemos recordar que al trabajar con materiales artesanales aumenta la posibilidad de fallo.
p) La colocación de una carga y la acción en general debe ser ensayada “en seco” una y otra vez hasta estar seguros. Es muy conveniente ensayar los movimientos generales, así como los pasos de armado final: agacharse, abrir el bolso, poner el temporizador, verificar que no hacen contacto los cables y que está funcionando bien el temporizador y sólo al último poner la fuente de poder antes de retirarse.
q) La colocación de una carga explosiva implica instantes de gran tensión, de manera que debemos ensayar muchas veces para dominar a la perfección los movimientos y tener la sangre fría necesaria. Deben ser ensayadas además la posibilidad de situaciones fortuitas (que pasen cerca autos de la policía, curiosos, guardias, etc.) para actuar con naturalidad, como tener “rutinas”, “conversaciones” o “peleas de pololos” ya preparadas. En general nadie mira mucho a una pareja de pololos discutiendo o besándose apasionadamente, el arte de la conspiración es el arte del engaño y la actuación teatral es algo que debemos dominar.
r) Recordar: nadie sabe a lo que vamos, la policía no es adivina, ni tiene rayos X. Si tenemos preparada la situación, si tenemos preparadas historias y rutinas para pasar desapercibidos y no llamamos la atención, superaremos la vigilancia y el control policial sin problemas.
s) Una regla de seguridad personal muy importante es cuidar lo que botamos cuando trabajamos en actividades ilegales. La basura es una enorme y clásica fuente de información para la policía y los aparatos de inteligencia del estado. Por la basura no sólo se pueden encontrar restos de sustancias ilegales (cables, pilas, restos de explosivos), sino que también boletas con las que se puede determinar a qué hora y dónde estuvo una persona y se puede hacer todo un perfil de los individuos. De manera que la basura debe ser tratada con especial cuidado, diferenciando entre basura “normal” y basura especial que debe ser botada lejos de tu lugar de vivienda o de trabajo conspirativo y con especiales medidas de seguridad.
t) Tengamos siempre en cuenta que cuando una acción anticapitalista sucede, la policía entra en una alerta general en la ciudad, activando un operativo de cerco para dar con las o los culpables. Esto debe ser tenido en cuenta para planificar los tiempos de la retirada. Otra cosa, es que la policía también inicia un operativo de protección de objetivos similares, para intentar detener una posible cadena de atentados. Esto también debe ser tenido en cuenta si alguien tiene la buena idea de hacer acciones simultáneas o coordinadas.
u) Siempre ocupar guantes. Los guantes quirúrgicos dejan huellas, ya que el material es muy delgado, ocupar guantes de hilo que venden en la feria o las ferreterías.
Por último:
• CUIDA SIEMPRE DE NO HERIR A TRANSEUNTES O INOCENTES QUE PUEDEN TRABAJAR EN EL SECTOR. RECUERDA QUE TERRORISTA ES EL ESTADO Y LA POLICÍA, NO NOSOTROS.
• UNA OPCIÓN PARA QUE CONSIDERES ES QUE EL SISTEMA DE RELOJERÍA O DE MECHA CASERA ENCIENDA UNA BOLA DE SALAZ (SALITRE + AZÚCAR) Y ESTA A SU VEZ ENCIENDA UNA MECHA LENTA CASERA O INDUSTRIAL QUE LLEVE EL FUEGO A LA CARGA EXPLOSIVA. DE ESTA FORMA LA CARGA ANTES DE HACER EXPLOSIÓN DEFLAGRARÁ CON LUZ Y GASES Y PROPORCIONARÁ A LA PERSONA QUE PUEDA IR PASANDO POR AHÍ EL TIEMPO NECESARIO PARA ALEJARSE Y EVITAR HERIDAS.
• RECOMENDAMOS ENCARECIDAMENTE UTILIZAR LA PROPIA INFRESTRUCTURA DE LOS LUGARES ATACADOS PARA PROYECTAR LA ONDA EXPANSIVA HACIA LOS LUGARES QUE SE QUIERE ATACAR Y NO HACIA LA CALLE DONDE PODRÍA IR PASANDO GENTE. UBICA LAS CARGAS DETRÁS DE PILARES, JARDINERAS O BLOQUES DE CEMENTO QUE CONTENGAN LA ONDA EXPANSIVA Y LA PROYECTEN HACIA EL LUGAR ATACADO.
• NO PONGAS CARGAS EN LUGARES NI EN HORARIOS DONDE ES POSIBLE QUE PASE GENTE INOCENTE. SI EL LUGAR NO REUNE LAS CONDICIONES ES MEJOR NO REALIZAR LA ACCIÓN.

5. LA COCINA

5.1 BOMBA INCENDIARIA DE BIDÓN:

Materiales:
• 1 Bidón plástico de 5 o 10 litros.
• Mezcla incendiaria para el Bidón
• Mezcla incendiaria SALAZ. No más de 500gramos.Revisar mezcla SALAZ
• Mecha lenta casera o mecanismo de relojería.

Método de fabricación:
Consiste en un bidón lleno de una mezcla combustible similar a la de los cócteles molotov, que es activada mediante la deflagración de una mezcla incendiaria iniciadora que se encuentra adosada al bidón con cinta de embalaje. Esta mezcla incendiaria iniciadora puede ser activada por mecha lenta casera o industrial o por un sistema eléctrico de relojería (fabricado con un reloj despertador o con un “timer” de cocina). Al quemarse la mezcla iniciadora (que aquí la componemos de salitre y azúcar, pero que bien podría llevar otros ingredientes) quema las paredes del bidón entrando en contacto con el combustible y provocando una gran llamarada que quema el objetivo a atacar.

• MEZCLA INCENDIARIA SALAZ (SALITRE + AZÚCAR)
En primer lugar debemos tener la mezcla incendiaria que aquí hemos denominado SALAZ. La Mezcla incendiaria SALAZ es enormemente segura de fabricar y manipular. No tiene ningún peligro siempre que se mantenga alejada del fuego. La mezcla SALAZ no reacciona con la fricción ni con el golpe, sólo debe ser resguardada de la humedad, ya que al igual que todas las mezclas explosivas o incendiarias que tienen salitre (Nitrato de potasio o nitrato de sodio) absorben humedad. Le hemos denominado SALAZ para que la sigla ya nos recuerde su composición (50% de salitre molido y 50% de azúcar molida o azúcar flor). En manuales del MIR de la década de los 80 a esta mezcla incendiaria le denominan ‘Túpac Amaru’.
Materiales:
a) salitre potásico o sódico (el potásico es rosado y el sódico es blanco) sirven los dos. El nombre químico del salitre potásico es nitrato de potasio y el de sodio, nitrato de sodio.
b) Azúcar flor o azúcar común (de cocina). El azúcar flor es azúcar molida. El hecho que esté molida ayuda a su combustión, al igual que con el salitre.
c) 1 Juguera para moler el salitre y el azúcar. En caso que no se tenga, sirve 1 mortero de cocina o una manga de pantalón viejo y un martillo o combo que nos sirva para moler finamente el salitre y el azúcar.
d) 1 Colador de cocina es ideal para “colar” el salitre y asegurar que todo el material quede fino y su combustión sea óptima.
e) Bolsas plásticas, cinta, papel de diario, tijeras, tip-top, pegamento.
f) Un bol plástico o un recipiente donde hacer la mezcla.
g) Una pesa (Idealmente. Si no hay, no importa).

Cocinando:
Molemos finamente en una juguera el salitre, lo podemos pasar por un colador para asegurar que todo el material queda finamente molido y del mismo tamaño. Mientras más molido más fácil se quema (deflagra), esto también es válido para cuando fabricamos pólvora negra. Si no tenemos azúcar flor, podemos moler el azúcar en una juguera también. La idea es moler aproximadamente 250 gr. De salitre y 250 gr. De azúcar, de esta forma tendremos ½ kilo de mezcla incendiaria SALAZ para lograr inflamar la mezcla incendiaria principal contenida en el bidón con la mezcla combustible. También podríamos utilizar la mezcla SALAZ sola para quemar nuestro “objetivo”, pero en ese caso deberíamos considerar hacer mínimo un kilo de mezcla para obtener algún daño considerable. 1 kilo de esta mezcla arde con una bola de fuego anaranjado con gran desprendimiento de calor y gases por varios minutos.
Para mezclar adecuadamente el salitre y el azúcar ya molidos, lo pesamos o si no lo hacemos por partes, por ejemplo 4 cucharadas soperas de salitre + 4 cucharadas de azúcar o con alguna medida como una taza. También se puede hacer “al ojo” calculando que tengan el mismo peso, eso no alterará la combustión de la mezcla. Cuando tenemos la mezcla ya realizada, tendrá un color medio blanco tirando para rosado si lo hicimos con salitre potásico y blanco entero si fue con salitre sódico. Una vez realizado, lo metemos en un “cambucho” de papel de diario o bien en una bolsa plástica apretándolo para que quede una bola sólida. Hay que tratar que no quede muy grueso el envase de papel ni el plástico para que al quemarse, le sea fácil quemar las paredes del bidón. Dejamos la bola de mezcla SALAZ y nos concentramos en el bidón.
El Bidón puede ser de 5, 10 o más litros depende de nuestras capacidades, del transporte, del lugar, o del daño que queremos causar. Un Bidón de 10 litros de mezcla combustible, será equivalente a lanzar 20 cócteles molotov a un objetivo…más que bien. El bidón puede estar lleno con una mezcla similar a un cóctel molotov o bien con napalm casero (ver napalm), en cuyo caso arderá por mucho tiempo y se “pegará” al objetivo a quemar. Debemos cuidar que del bidón no salga nada de combustible, tanto por el olor como por seguridad. Esto puede ser asegurado sellando con nylon y cinta adhesiva la tapa del bidón. Una vez listo pagamos con cinta adhesiva la bola de mezcla SALAZ al bidón con combustible como se indica en el esquema.

Dibujo1

Dibujo2

Dibujo3

Dibujo4

Dibujo5

Dibujo6

Dibujo7

Dibujo8

• Forma de funcionamiento:
Una mecha de combustión lenta artesanal o bien un sistema eléctrico artesanal (ver sistema de relojería) hará que comience a quemarse la mezcla incendiaria SALAZ (salitre + azúcar flor). Esta mezcla arderá con gran desprendimiento de gases y calor con un color anaranjado muy vivo. Esta combustión derretirá la pared de plástico del bidón que en su interior tendrá una mezcla de Napalm casero (ver Napalm casero) o una mezcla de bencina, plumavit (aislapol), aserrín y parafina, similar a un cóctel Molotov. Si se desea se puede eliminar la parafina, pero el fuego durará menos. En todo caso no es conveniente agregar más del 50% de parafina.

Al entrar en contacto el fuego de la mezcla SALAZ con el combustible del bidón se producirá una explosión con una gran llamarada provocando el daño que queremos causar. Hay que considerar que si la mezcla del bidón es Napalm casero se pegará en el objetivo. Si consideramos que una bomba molotov tiene unos 500 ml de combustible aproximadamente, si utilizamos un bidón de 5 litros, será como lanzarle 10 bombas molotov al objetivo que queremos atacar.

Esta bomba de bidón es adecuada para instalaciones con madera o plástico o bien para quemar automóviles o micros, sin embargo hay que considerar que por la cantidad de calor producida también puede romper vidrios. La bomba incendiaria de bidón es un arma que provoca daños considerables en la pintura y el denso humo negro que penetra en las instalaciones que queremos atacar. También podría ser utilizado en los bajos de un auto. También podría servir para prender una barricada estando nosotros lejos, pero saldría un poco caro. Otra idea es ocupar este instrumento como distractor, para llevar a la policía a otro sector mientras damos el golpe principal en otro sector. En definitiva un instrumento fácil de usar, barato, efectivo y con los materiales fácilmente conseguibles. Por último, reiterar que antes de prenderse el bidón saltarán chispas con desprendimiento de gases lo que evitará que algún curioso se acerque. De todas formas, es necesario tomar todas las precauciones para que nadie vaya a salir herido.
• Recomendación final:
Esto se puede probar en miniatura con una botella mini, por ejemplo, para asegurar que todo está bien y corregir alguna falla que estemos cometiendo. Así, ponemos la bencina en la botella mini y una pequeña muestra de la Mezcla SALAZ y la activamos con una pequeña mecha. La idea será hacer una bomba de bidón en miniatura.

5.2 FABRICACIÓN DE PÓLVORA NEGRA
a) Materiales:
• 1 juguera, mortero o algo para moler el salitre
• 1 colador de cocina (para colar el material y asegurar que todo esté bien finamente molida para lograr una pólvora de calidad aceptable)
• 1 bol plástico para mezclar
• Distintos recipientes o bolsas plásticas para guardar los ingredientes
• Cucharas (ojalá plásticas, pero si es metálica asegurar que el bol para mezclar es plástico)
• 1 pesa de cocina (ojalá que la graduación de los números vaya cada 5 gramos, porque es más exacta). Si no se tiene una pesa se puede tener una unidad de medida (una taza pequeña por ejemplo, pero es más inexacto. En el mercado (tiendas chinas) venden pesas digitales y análogas de cocina a relativo bajo costo.
• Salitre potásico o salitre sódico, da lo mismo. La denominación química del salitre potásico es Nitrato de potasio o del sódico es nitrato de sodio. ES de venta libre en el comercio. En la ferretería o donde se compre se pide sólo como salitre potásico (es el más común), viene en pelotitas chicas medio rosadas que deben ser finamente molidas para trabajarlas.
• Azufre. De venta libre en el comercio, viene en bolsas plásticas y es de color amarillo. Ya viene en polvo así que no hay que trabajarlo. Hay que cuidarse de no respirarlo, así que hay que ocupar mascarillas. Es irritante a los ojos, ya que es un derivado del ácido sulfúrico, de modo que hay que protegerse con antiparras o tratando que no se vuele por el aire.
• Carbón vegetal común (del para hacer asados o prender braseros). Da lo mismo cualquiera, incluso los de más mala calidad (esos que el carbón se consume bien rápido) son los mejores. Debe ser molido en un rallador de cocina, un molinillo o meterlo dentro de una pierna de pantalón viejo y golpearlo con un martillo. Debes protegerte la nariz porque su polvo es volátil y respirar polvo de carbón no es bueno para tu salud. Protégete con varias mascarillas, pañoletas o las dos cosas. Aunque sea incómodo para trabajar, prioriza por tu salud y la de tus compañeros y compañeras.
b) Fórmula
Salitre potásico 750 gramos (75%)
Azufre 100 gramos (10%)
Carbón vegetal 150 gramos (15%)

La fórmula que daremos aquí sirve para fabricar 1 kg de pólvora negra. Si se quieren fabricar dos kilos, se debe multiplicar por 2 y así sucesivamente. Si se quiere fabricar menos de 1 kilo se debe recurrir a una regla de proporciones matemáticas. Por ejemplo si sólo tenemos 500 gramos de salitre decimos: Si 500 gramos de salitre es al 75%; x gramos carbón son el 15% y x gramos de azufre son el 10%.
Si un día no te acuerda de la fórmula sólo debes recordar que el salitre es el 75% y lo que queda lo divides mitad y mitad (12,5% cada ingrediente), no es lo ideal pero funcionará igual. Si un día no tienes pesa utiliza medidas, por ejemplo con una taza chica: le das 7 y media tazas de salitre; 1 y media taza de carbón y 1 taza de azufre. El problema con esta forma es que es por proporción y no por peso y los productos no pesan lo mismo, por ejemplo el carbón vegetal molido es muy liviano, así que si lo haces así deberás tomar la precaución de echarle 1 taza más de carbón molido a la mezcla. Con todo lo anterior, lo importante es el producto final: debe quedar una mezcla color gris pizarra homogénea (no con grumos ni trazos de otro color), si encuentras que le falta un poco de color, agrega más carbón vegetal y mezcla muy bien. Pero lo más importante es ver cómo reacciona: para esto toma un poco de la pólvora que ya hiciste (1 cucharadita de te) y aléjate completamente del resto de pólvora que fabricaste y de cualquier producto inflamable. Esto tiene que ser al aire libre (en un patio o un sitio eriazo) y con mucho cuidado acércale un fósforo o un encendedor. Costará que encienda, eso es normal, ya que la pólvora se quema a mucha mayor cantidad de grados Celcius que la llama del gas del encendedor, lo importante es que la pólvora reaccione deflagrando con un color anaranjado muy vivo y desprendiendo gases, ya que serán esos gases los que al estar encerrados herméticamente provocarán la explosión. Seguramente quedarán algunos residuos, ya que la pólvora que estamos fabricando no es de muy buena calidad, ya que de lo contrario habría que pasarla por agua y molerla y colarla muchas veces para asegurar una mezcla homogénea. Como aquí vamos a enseñar a encerrarla en un envase metálico y le dejaremos espacio para que los gases se acumulen, eso suplirá la baja calidad de la pólvora. Lo importante es que el efecto rompedor será el mismo y vamos a privilegiar la facilidad de la fabricación y la cantidad que podremos fabricar con este método. Ahora, manos a la obra.
c) Cocinando:
Moler finamente el salitre en la juguera u otro método y colarlo, pesar y separar 750 gramos bien molidos y reservar. Moler finamente el carbón vegetal en un molinillo, un rallador de cocina o golpeándolo con un martillo. Colarlo, pesarlo y reservar 150 gramos. Pesar y dejar aparte. No es buena idea moler el carbón en una juguera porque la puedes romper, ya que el carbón es muy duro.
Una vez que tienes los ingredientes por separado, molidos (cuando corresponda) y pesados los vas vertiendo de a uno en el bol grande para proceder a mezclar. Primero echas el salitre, luego el carbón y el azufre (en todo caso el orden de los factores en este caso no altera el producto). Mezcla todo muy bien, que no queden grumos o partes de otro color. Sería buena idea colarlo todo, volver a moler las partes no bien molidas en un mortero y volver a mezclar todo. Si sigues todas estas indicaciones estará lista tu pólvora negra para ocuparla en golpear los objetivos e infraestructura del capital y la represión del Estado-Policía. Debes guardarla resguardándola de la humedad, en un frasco de vidrio o recipiente plástico. Fabrica pólvora para ocuparla en el corto plazo, no es buena idea acumular explosivos ya mezclados aunque sean de baja potencia como la pólvora. Si vas a guardar obviamente debe ser lejos del fuego o fuentes de calor. Si cuando la vayas a ocupar notas que está un poco húmeda, sécala al sol idealmente, o bien poniéndola cerca (con todas las precauciones) de una estufa a fuego bajo y vigilándola permanentemente.
d) Recomendaciones:
Recuerda siempre que la baja potencia es relativa y que es un producto peligroso que puede provocar accidentes graves. La Pólvora Negra, aparte de tener un bello nombre, es una excelente arma, barata y fácil de producir y manipular si lo hacemos siguiendo todas las reglas e indicaciones que aquí hemos dado. Si encierras más de 2 kilos en envases herméticos y resistentes producirás artefactos que pueden producir gran daño, por lo mismo debes ser extremadamente conciente y precavido, cuidando siempre que no vaya a salir alguien herido, por lo tanto las cargas explosivas deben ser colocadas a horas que no transita gente o en lugares que por su arquitectura protegen a un eventual transeúnte o porque están lejos de la calle. Por ejemplo muchos edificios que albergan a instituciones del capital y el estado tienen gruesos pilares en sus frontis. Si colocas la carga detrás de esos pilares toda la onda expansiva se proyectará hacia dentro del edificio, protegiendo la calle de la onda de choque de la explosión y las eventuales esquirlas metálicas. Las cargas de pólvora no lanzan esquirlas demasiado lejos en su explosión, de forma que si alguien está a más de 30 metros es muy difícil que le pase algo con una carga de 1 kilo de pólvora negra. Sin embargo, te recomendamos encarecidamente que tomes todas las precauciones si vas a ocupar los explosivos caseros como arma. Recuerda que el único gran terrorista ha sido siempre el Estado, los capitalistas y su policía asesina.

5.3 Métodos de retardo: mecha lenta casera y sistema de relojería:
a) Mecha lenta casera.
• Materiales: Pólvora negra (PN) y Neoprén (ojalá Agorex).
• Cocinando: Hacer un “montoncito” de pólvora negra de algunos gramos y mezclarlo con el neoprén calculando que sea 50% y 50%. SE debe mezclar en un pequeño recipiente o un pequeño papel. La mezcla debe quedar como una plasticina. Si notas que está muy líquida debes echar un poco más de pólvora negra y si está muy seca echas un poco más de neoprén. La mezcla reacciona así: mientras más la revuelves entra más aire y se seca más. Si se seca completamente se endurece como piedra y se vuelve inmanejable. Entonces cuando esté como plasticina debes hacer un “lulo” alargándolo y dejándolo secar hasta que quede como “piedra”. Lo otro es hacer un cilindro de papel y rellenarlo con esta mezcla haciendo un “cigarrillo” cuidando que ninguna parte del cilindro quede sin la mezcla, luego se deja secar. Ya sea “lulo” o cilindro de papel debe quedar de unos 15 a 20 cm. En todo caso debes hacer varias mechas iguales y “probarlas” midiendo cuánto se demoran en consumirse, ya que depende de cómo hayas hecho la mezcla es el tiempo que tendrás de retardo. En todo caso no creas que tendrás más de algunos minutos, de manera que si quieres más tiempo para la retirada es necesario un mecanismo de relojería.
b) Mecha de papel con retardo de Incienso:
Esta sin duda es uno de los métodos más simples. Se trata de lo siguiente. Haces un cilindro de papel entre 5 y 10 centímetros y pegas su borde al igual que un cigarrillo. Esto se hace con la ayuda de un palo de brocheta, por ejemplo o cualquier cilindro. Podría ser la tripa de un lápiz por ejemplo. Luego cerramos uno de sus extremos doblando el papel y procedemos a rellenarlo y con un “palito” que podría ser el mismo que ocupamos para darle forma al cilindro de papel lo vamos “taconeando” para asegurar que toda la pólvora quede bien prensada y al interior del cilindro no queden espacios sin rellenar. Cuando llegamos al final lo sellamos con un poco de neoprén mezclado con pólvora o bien con esmalte de uña mezclado con pólvora, luego lo damos vuelta y prensamos y terminamos de rellenar taconeando para asegurar que quede todo bien firme y que el cilindro quede sellado a ambos extremos para que la pólvora no caiga. Luego, adosamos con cinta de papel (se vende en cualquier librería, también llamada masking tape. Esta cinta es ideal para este tipo de trabajos, ya que se puede cortar con las manos y es muy manejable, además que se quema) un pedazo de incienso y justo donde empieza la mecha de papel se ponen 2 o 3 fósforos de manera que coincidan la cabeza de los fósforos con el inicio de la mecha de papel. Como en el siguiente esquema:

El funcionamiento es el siguiente: el incienso comienza a quemarse (no se apaga, con el viento sólo se quema más rápido) hasta que llega hasta las cabezas de fósforo. Éstas al estar en contacto con la brasa del incienso se inflaman y prenden a su vez la mecha de papel rellena de pólvora negra. Este artilugio se puede introducir a una carga explosiva o incendiaria ocupándola de retardo, como en la imagen:

c) Mecanismo relojería:
Un mecanismo de relojería es un sistema que interrumpe un circuito eléctrico entre una ampolleta rellena de fósforo molido y una fuente de poder (pilas o batería). Cuando el reloj avanza se acercan los cables a ponerse en contacto hasta que finalmente se cumple el tiempo programado se tocan los cables y se cierra el circuito. En ese momento la energía de la fuente de poder llega a la ampolleta que se enciende y al estar en contacto con el fósforo molido y se produce una llamarada que enciende la pólvora negra o el material en el cual esté introducida. Veamos los 2 siguientes esquemas:

Materiales: 1 reloj Timer de cocina; Cable de parlante (unos 2 metros); 2 pilas AA o 1 batería de 9 volt; una base de ampolleta (es una especia de soquete pequeño, se vende en tiendas de artículos eléctricos); 1 ampolleta de 2,5 volts; 1 lija de fierro o 1 lija fina para madera; 1 portapilas o 1 porta baterías.
Si ocupas batería deberás ocupar portabatería y si son pilas, obviamente portapilas. Todos los materiales son de venta libre.
Trabajando: Pelar las puntas de los cables y montarlos con cinta sobre el reloj (timer); Moler cabezas de fósforo muy finamente eliminando cualquier trazo de madera que pueda romper el filamento de la ampolleta; Tomar la ampolleta por “el poto” y pasarla sobre la lija de fierro firmemente, pero cuidando que no se rompa (hay que tener varios por si se rompe) hay que pasarla y lentamente se irá debilitando el vidrio de la ampolleta hasta que a la ampolleta tenga un círculo pero no rota. Luego por ese orificio hay que echar cuidadosamente el fósforo molido previamente, hasta que el polvo esté casi hasta arriba, luego se debe sellar el orificio con neoprén o con esmalte de uñas, lo que hace una capa que evita que el polvo se caiga y al mismo tiempo es inflamable. Todo esto debe ser ensayado muchas veces y debe ser realizado con mucho cuidado. Aquí el apresuramiento es nuestro principal enemigo, todo debe ser realizado con la debida anticipación.
Una vez llena la ampolleta debe ser puesta en la base de la ampolleta (el soquete pequeño) poniéndola en la rosca con mucho cuidado hasta que toque el fondo. Si esta base es de plástico y luego no cabe donde lo vamos a meter (como un extintor por ejemplo) hay que sacarle la base de plástico y dejar sólo el soquete metálico. Luego deben ser conectados los cables: un cable va directo desde el portapilas al soquete con la ampolleta y el otro va al sistema de relojería y queda “interrumpido” por éste. Obviamente los cables en el momento pueden quedar haciendo contacto, pero al estar sin las pilas el sistema es absolutamente inofensivo. Cuando le damos cuerda al timer, llevándolo completamente hasta el final y luego poniendo la hora, asegurando que cuando el reloj llegue al final se toquen efectivamente los cables, recién se ponen las pilas (NUNCA ANTES) y aquí el sistema ya está armado.
Recomendaciones: Este es un sistema que requiere precaución extrema y mucha concentración. Han existido históricamente lamentables accidentes, de manera que debe ser probado muchas veces con la ampolleta sola (sin rellenar) y asegurar que se prenda y luego con la ampolleta rellena de fósforo pero lejos de cualquier carga, para asegurar muchas veces que dominamos el sistema y que nos resulta todas las veces. Los pasos a seguir SIEMPRE , aunque estemos ensayando son los siguientes: 1) Darle cuerda al reloj 2) manipular los cables, doblándolos y asegurando que cuando se toquen y se cierre el circuito cuando se cumpla el tiempo 3) al último y sólo si estamos seguros que no hay posibilidad de contacto de los cables ponemos las pilas en el portapilas (preocupándonos que queden bien puestas) o la batería en el caso que usemos esta última. Te reiteramos la necesidad de ensayar muchas veces hasta dominar a la perfección la técnica y los movimientos, además de asegurar que el sistema resulta (que se prende la ampolleta sola y luego que se prende la ampolleta con el fósforo dentro). Recuerda que si no estás seguro, NO LO OCUPES.

5.4 MONTANDO UNA CARGA
Esta es una tarea que requiere gran concentración, rigurosidad, orden y disciplina. Se supone que para montar la carga, ya debes tener hechos y probados muchas veces el mecanismo de relojería y el iniciador casero con la ampolleta de 2,5 volt.
Luego que todo está ensayado y comprobado que funciona, echamos la pólvora negra en el extintor u otro recipiente metálico que vayamos a usar. En general es recomendable ocupar un extintor porque es muy fácil de conseguir. Para esto tomamos el extintor, y comprobamos que no está con presión. Si está lleno y con presión debemos botársela, por eso lo ideal es que esté vencido. Lo abrimos girando su parte superior, por donde sale. A veces está apretado, así que hay que hacerlo con fuerza o bien unos martillazos ayudarán. Una vez abierto le sacamos todo el polvo blanco que tiene dentro y de la parte superior desatornillamos una especie de tubo metálico o plástico. Luego hay que sacarle la “tripa”, es decir unos resortes y un pistón con una válvula que tiene para regular la salida del polvo químico. La idea es sacarle eso, a veces con la yuda de un desatornillador de punta, para dejar libre el hoyito de arriba, no el del lado, sino el de arriba de donde sacamos el pistón. Las manillas del extintor cuesta un poco sacarlas pero sería lo ideal para evitar al máximo el material que pueda ser esquirla. Hay que comprender que como todo esto es casero, depende mucho de nuestra experimentación y de nuestra propia experiencia que nos vayamos forjando.
Debemos tener en cuenta que como hay que dejar un espacio para que los gases se acumulen y se queme todo el material, de manera que el recipiente sólo debe ser llenado hasta un poquito más arriba de la mitad en el caso del extintor (entre la mitad y no más de ¾). Llenamos el extintor con la mitad de la carga que vamos a llenar y luego metemos la ampolleta llena de fósforo molido, atornillada en su soquete pequeño y conectado éste con los dos cables pelados en la punta. Luego echamos más pólvora negra, de manera que la ampolleta queda al medio de la pólvora y además “protegida” por ésta. Los cables los pasamos por la “tapa” que va atornillada en el extintor y dejamos aparte en un lugar protegido que no vaya a ser pasado a llevar. El siguiente esquema es ilustrativo

Si utilizamos una mecha casera o artesanal podemos ocupar este orificio para introducir la mecha que lleva el fuego a la carga. También se podría hacer un orifico con un taladro por el lado del extintor para meter la mecha. Si la mecha casera con neoprén le puedes dar forma antes que se seque y luego la mantendrá cuando se seque. Si le das una forma curva de manera que entre en el orificio del extintor y salga por el lado sería una buena idea. Una vez puesta la mecha, está lista para prenderse y ser usada. Igual debes ensayar varias veces hasta estar seguro(a) de tu artefacto. Experimenta tú para lograr hacer más efectivas estas técnicas de sabotaje casero.

Armado final:
El armado final supone la colocación del sistema de relojería (timer + fuente de poder) ya sea arriba del extintor o bien al lado. El extintor es recomendable que esté sujetado con cinta a una tabla a una superficie plana que impida que ruede (podría ser un pedazo de cartón grueso. El reloj entonces con la fuente de poder puede ir arriba, pegado al extintor con el pegamento la gotita u otro o al lado de la tabla. Una vez que está montado unes los cables y los aseguras con cinta aisladora (al igual que todas las conexiones que deben ir aseguradas y aisladas con la cinta). Da los mismo qué cable va conectado a qué cable, ya que el positivo o negativo estará determinado por la conexión final a la fuente de poder y funciona igual. Aunque los cables del timer estén haciendo contacto el artefacto es absolutamente seguro porque las pilas o la batería (fuente de poder) no están puestas.

Una vez más te recordamos que los pasos son: Girar el timer hasta el final y luego poner los minutos de retardo que le vamos a dar, luego asegurar que los cables se van a tocas y que no vayan a quedar “a punto de tocarse” sin que exista contacto. Esto lo debimos haber visto en nuestros sucesivos ensayos. Y al último y sólo al último, antes de retirarnos colocamos las dos pilas en el porta pilas o la batería en el porta batería.

Recomendaciones:
• Sería recomendable armar y probar la carga, pero sólo con la ampolleta rellena con fósforo dentro del extintor (es decir sin pólvora negra) y probar que resulte.
• Hay que ensayar todo muchas veces y estar 100% seguros que todo resulta antes de ir a una acción. Si no estamos seguros es mejor no ir.
• Se pueden poner dos sistemas de relojería aparte con dos ampolletas, eso disminuye las probabilidades de fracaso.
• El fracaso es siempre una posibilidad cuando se trabaja con explosivos, incluso aunque se trate de explosivos convencionales.
• La carga puede ir en un bolso o una bola a la que se le deben borrar muy bien todas sus huellas. Siempre hay que trabajar con guantes o encintándose los dedos para evitar las huellas digitales.
• CUIDA SIEMPRE DE NO HERIR A TRANSEUNTES O INOCENTES QUE PUEDEN TRABAJAR EN EL SECTOR. RECUERDA QUE TERRORISTA ES EL ESTADO Y LA POLICÍA, NO NOSOTROS.
• UNA OPCIÓN PARA QUE CONSIDERES ES QUE EL SISTEMA DE RELOJERÍA O DE MECHA CASERA ENCIENDA UNA BOLA DE SALAZ (SALITRE + AZÚCAR) Y ESTA A SU VEZ ENCIENDA UNA MECHA LENTA CASERA O INDUSTRIAL QUE LLEVE EL FUEGO A LA CARGA EXPLOSIVA. DE ESTA FORMA LA CARGA ANTES DE HACER EXPLOSIÓN DEFLAGRARÁ CON LUZ Y GASES Y PROPORCIONARÁ A LA PERSONA QUE PUEDA IR PASANDO POR AHÍ EL TIEMPO NECESARIO PARA ALEJARSE Y EVITAR HERIDAS.
• RECOMENDAMOS ENCARECIDAMENTE UTILIZAR LA PROPIA INFRESTRUCTURA DE LOS LUGARES ATACADOS PARA PROYECTAR LA ONDA EXPANSIVA HACIA LOS LUGARES QUE SE QUIERE ATACAR Y NO HACIA LA CALLE DONDE PODRÍA IR PASANDO GENTE. UBICA LAS CARGAS DETRÁS DE PILARES, JARDINERAS O BLOQUES DE CEMENTO QUE CONTENGAN LA ONDA EXPANSIVA Y LA PROYECTEN HACIA EL LUGAR ATACADO.
• NO PONGAS CARGAS EN LUGARES NI EN HORARIOS DONDE ES POSIBLE QUE PASE GENTE INOCENTE. SI EL LUGAR NO REUNE LAS CONDICIONES ES MEJOR NO REALIZAR LA ACCIÓN.

5.5 FÓRMULAS:
a) ANFO:
Nitrato de amonio (molido) 92%
Petroleo diesel 8%

b) Pólvora negra:
Salitre 75%
Azufre 10%
Carbón vegetal 15%

c) R4 (todos los ingredientes molidos finamente, menos el aluminio que viene en polvo, se consigue en tiendas de pintura como purpurina de plata, relativamente difícil de conseguir. A veces en los talleres de pintura de automóviles se puede conseguir. El R4 es un reforzador para ocuparlo con un explosivo industrial como la amongelatina o la dinamita. La idea es que quede rodeando la vela de dinamita. El encierro puede ser en una bolsa con harta cinta de embalaje, de manera de fabricar una carcasa resitente).
Nitrato de Amonio 88%
Aluminio en polvo 5 %
Pez castilla 7%

d) Amonal
Nitrato de amonio 85%
Aluminio en polvo 15%

e) SALAZ (incendiario)
Salitre molido 50%
Azúcar flor 50%


ISIS-How-to-survive-in-the-west

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s