Algunas respuestas sobre el presente y NO del futuro

Comunicado de Reacción Salvaje en formato texto, en respuesta a las críticas de Ediciones Isumatag.


Pachuca, Hidalgo a 13 de Noviembre de 2014.

erre

A manera de comunicado, algunos grupúsculos de “Reacción Salvaje” (RS), darán respuesta al texto “Algunas ideas sobre el presente y el futuro” de “Ediciones Isumatag” (EI), publicado en su blog el 6 de octubre del presente año.

Al mismo tiempo, con este escrito evidenciamos, la diferenciación existente entre los críticos del sistema tecnológico-industrial, específicamente entre los que se empecinan y defiende la creación de un “movimiento organizado capaz de contribuir al derrocamiento de tal sistema”, y los que como nosotros, no buscamos eso, sino mas bien, atacar desde el presente el desarrollo del progreso de dicho sistema, tendiendo a desestabilizarlo.

Con este texto, no pretendemos en nada comenzar con el estéril y nada práctico debate sobre estrategias futuras o presentes que se “tienen que” tomar ante el sistema tecnológico-industrial. Cada uno decide por qué vereda caminar, lo que viene es solo una rápida exposición de nuestra tendencia con respecto a este tópico. Los inteligentes que tienden a lo salvaje sabrán muy bien analizar y criticar este comunicado.

I

Despejando dudas:

En enero de 2012 individualidades tendiendo a lo salvaje (Its), publicó su sexto comunicado el cual, desde un principio advirtió ser una autocritica, además de aceptar públicamente los fallos que habían tenido en pasados comunicados, pero más que eso, la sexta entrega fue una respuesta del todo indirecta (como algunos lo han mencionado acertadamente con anterioridad) (1), a las criticas publicadas ese mismo mes, por los grupos editoriales Último Reducto (UR) y Anónimos con Cautela (AC).

En ese entonces, Its vio con buenos ojos la mayoría de la crítica de UR, esta sirvió de mucho para concretar posiciones e impulsarnos a dejar de lado algunas temáticas izquierdistas, relativistas y ajenas a lo que queríamos formar.

A decir verdad, para todos aquellos que han leído alguna vez las obras de UR, se habrán podido percatar que, este tuvo una fuerte influencia en nuestra formación ideológica primaria.

El mismo UR lo había escrito:

“Buena parte del discurso y terminología usados en sus comunicados, esta tomado de los escritos de Kaczynski y UR (aunque en los casos en que toma como referencia a UR, no lo diga explícitamente)” (2)

En ese entonces por estrategia y prudencia, nunca se hizo mención directa de la influencia de UR, esto para no poner en riesgo su trabajo editorial, por eso de que somos un grupo clandestino con historial terrorista, pero ya que estamos despejando dudas y pasado ya un par de años de este acontecimiento, lo hacemos público.

II

Más allá del término “Revolución”

Desde que firmábamos como Its, hemos rechazado el término “revolución”, desde siempre hemos criticado y hecho a un lado el término que se ha utilizado para nombrar al hipotético proceso por el que se “tendrá” que pasar para logar la destrucción del sistema tecnoindustrial, según algunos, como EI.

Pero por ahora dejemos de lado la “revolución” como término (3), y centrémonos en el problema como estrategia.

Freedom Club (FC) propuso en 1995, una “revolución” para acabar con el sistema tecnoindustrial en su artículo “La sociedad industrial y su futuro”, desde entonces algunas personas se han tomado dicha propuesta como la única válida para ese hipotético triunfo, en ese hipotético futuro.

Pero vamos por partes, uno de los ejes centrales de la “revolución anti-tecnoindustrial”, es la analogía entre la revolución francesa y rusa, con el derrocamiento de dicho sistema. Según esto, lo que antecedió al derrumbe de los regímenes citados fue un entramado de problemáticas sociales, militares, políticas, económicas y ambientales. A la par, valores contrarios a los tradicionales en dichas sociedades, comenzaron a brotar de parte de los racionalistas comunes (en el caso de Francia) y de los soviets (en el caso de Rusia). Esto se explica en el artículo de FC, arriba citado:

“Las sociedades francesa y rusa, durante varias décadas antes de sus respectivas revoluciones, mostraron crecientes signos de tensión y debilitamiento. Mientras tanto, se fueron desarrollando ideologías que ofrecían una nueva forma de ver el mundo que era bastante diferente a la antigua” (4)

FC, también escribe sobre el modelo que tendría que tomar dicha “revolución”:

“Podría objetarse que las revoluciones francesa y rusa fracasaron. Pero la mayoría de la revoluciones tienen dos objetivos. Uno es destruir la vieja forma de sociedad existente y el otro es establecer la nueva forma de sociedad imaginada por los revolucionarios. Las revoluciones francesa y rusa fracasaron (¡Por fortuna!) a la hora de crear la nueva clase de sociedad con la que soñaban, pero tuvieron bastante éxito en destruir la sociedad antigua (…) Nuestro objetivo es únicamente destruir la forma de sociedad existente” (5)

Ante estas puntuales anotaciones RS opina y refuta:

Las condiciones antecesoras a una “revolución”, son siempre las crisis en los diversos factores que componen un sistema. En la historia hay muchos ejemplos (no solo este par) de que un pequeño grupo de intelectuales, filósofos y pensadores, puede influir de una manera enorme a la hora de proponerse destruir (con o sin violencia) sociedades existentes, y triunfar (basándonos solo en el primer objetivo que escribe FC, con respecto a las “revoluciones”). Esos ejemplos son, las “revoluciones” cubana, sandinista, china, Iraquí, vietnamita, portuguesa, la “revolución” neonazi en Alemania, la fascista en Italia, etc…

Aquello que caracterizó a cada una de estas “revoluciones” y su victoria en destruir (de cualquier forma) modelos de sociedades impuestos en su momento histórico, fue que se centraron sólo en sus respectivos límites territoriales, y aunque algunos conflictos contagiaron a otros países (como después de la revolución cubana con los variados levantamientos armados en América Latina que finalmente terminaron en dictaduras y masacres), el derrocamiento de esos regímenes siempre se dio en una zona en específico y no en todo el mundo, como la revolución a nivel mundial que propone FC (6).

La propuesta internacionalista de Ted Kaczynski (antes FC) y sus seguidores, yerra de utópica y fantasiosa. Haciendo un repaso rápido pero cuidadoso de la historia, nunca antes una “revolución” ha tenido un triunfo mundial, a excepción de la revolución industrial.

Para muchos quizás les resulte incomodo aceptar que, la única revolución que ha triunfado a nivel global (y más allá, por eso de la llegada del hombre a la Luna y próximamente a Marte), en lograr su cometido de destruir los valores e instintos de la naturaleza humana salvaje y perpetuar una nueva sociedad basada en la artificialidad, la industrialización y en la técnica avanzada, ha sido la industrial.

Y aunque antes de la revolución industrial, el ser humano estaba ya un poco alejado de los lugares óptimos, programados biológicamente para vivir en libertad y autonomía, el presente indica que el avance de dicha revolución y la complejidad de sus sistemas de auto-perpetuación han causado un significativo vuelco a lo artificial y a un olvido de lo natural y lo salvaje.

Ni el más reacio comunista internacionalista, ni el más totalitario dictador, han podido expandir sus “revoluciones” internacionalmente, ¿podrían los “revolucionarios antitec”, hacer lo contrario? ¿Podrían derrocar al sistema tecnoindustrial en todo el mundo, valiéndose de una crisis mundial?

RS responde: Improbable, y hasta ahora imposible.

Hoy en día, las crisis van y vienen, y aunque en algunos países esa crisis ha persistido por décadas, la civilización y el sistema han seguido su curso hasta ahora.

En el presente vivimos en una severa crisis financiera global que se viene agravando desde 2008 (7), el desempleo en países primermundistas como Grecia, España, Francia y Australia es serio (8), ya ni se diga en países en vías de desarrollo. Una gran cantidad de empresas están en quiebra o han desaparecido (9). Países como Turquía, Ucrania, Siria, Egipto, Afganistán, Venezuela, Japón, México entre otros, están sumergidos en problemas de carácter político-económico y hartazgo social (10). Los mercados bursátiles de China, India, Tailandia, etc., han caído y sus bancos centrales han experimentado reducciones alarmantes en sus reservas financieras (11). Economías como Brasil, Argentina, Estados Unidos, e incluso la gran mayoría de las naciones que conforman la Unión Europea están en recesión o en riesgo de sufrirla (12).

En el aspecto ambiental, los niveles de dióxido de carbono son cada vez mayores, y repercuten en sobremanera por todo el planeta, los cambios de temperatura son bruscos, las sequías se han alargado (13), la expansión demográfica ha llegado al grado de afectar terriblemente en los entornos naturales semi-salvajes, salvajes y hasta a las reservas “protegidas” (14), las especies de flora y fauna silvestre son amenazadas día tras día, la sobre-explotación de la madera deforesta espacios cada vez mayores, el levitan de la Civilización, junto con el sistema, reducen todo lo natural en mero desperdicio urbanizado.

La crisis de salud también es preocupante, el cáncer se ha posicionado como la enfermedad del siglo XXI, junto con ella, la industria farmacéutica atasca los cuerpos infectos de drogas nocivas que en vez de sanar, mata a los pacientes de una forma extremadamente dolorosa y humillante. (15)

Ni que decir del Ébola, que en África ha matado a cientos y ha infectado a miles, el virus amenaza con expandirse por el mundo si las naciones no implementan medidas severas de sanidad y seguridad para evitarlo. (16)

Lo que está propiciando el agrandamiento de la crisis mundial, es que tarde o temprano estalle una guerra mundial en la cual, las potencias más fuertes, estratégica y armamentísticamente hablando, logren triunfar llevándose el “pastel entero” para salir de dicha crisis, o es eso, o el mismo sistema será capaz de reparar todas esas averías y seguir adelante, esto con un nuevo sistema financiero que haga que las diferencias económicas entre elites y masas se “nivelen” y que con innovaciones tecnológicas haga prescindibles los “recursos naturales” ya próximos a agotarse.

En otro orden de ideas, FC también escribe:

“(…) puede que sea necesario agitar a las masas cuando el sistema se esté aproximando al punto de colapso y se produzca una lucha final entre ideologías rivales para determinar cuál será el dominante tras la desaparición de la antigua forma de ver el mundo” (17)

Una ingenuidad extrema y una mala interpretación de la realidad es lo que se refleja en este párrafo, pues quizás estos “revolucionarios”, piensen que ellos son los únicos que esperan el colapso para lograr sus objetivos, nada más alejado de lo real, hoy en día varios grupos están detrás de esa oportunidad, grupos políticos y económicos tan poderosos que no se comparan en nada a estos “revolucionarios”. Así que la estrategia de esperar a que “el vecino (el sistema) se enferme para matarlo”, tiene un gran problema, porque hay muchos otros “vecinos” incluso de otras “colonias” que esperan a que el sistema se encuentre débil para echarlo abajo y ponerse en su lugar.

Así como lo dice el cuarto principio que propone FC (18), tampoco se puede confiar que la destrucción del sistema sea tal y como lo piensan los teóricos y críticos del mismo, puede que hasta aquellos que mejoran y desarrollan el sistema tecnoindustrial, llegando el momento, se percaten que un movimiento está dedicado a quererlo destruir, (si es que algún día existe, persiste y se convierte realmente en una amenaza mundial), y decida desmantelarlo por la mil y una forma que sus aparatos secretos de seguridad lo saben hacer (infiltraciones, problemáticas internas, guerra de baja intensidad, terrorismo de estado, espionaje, desarticulación por escisiones controladas, intimidaciones, etc.), y quizás esa revolución que se tenía pensada alejada del izquierdismo, sea que el sistema la convierta en otro de sus tantos mecanismos de auto-perpetuación, para que se haga más fuerte y continúe existiendo. Pero claro, esto es solo una suposición, aunque en resumidas cuentas podríamos aclarar que en eso, en la suposición, está basada la estrategia para la “revolución anti-tecnoindustrial”, esto lo podemos asegurar leyendo las siguientes líneas de parte de sus representantes y pensadores más populares:

“Por supuesto, todo esto es una posibilidad, puede que nunca se produzca una crisis grave, puede que aunque se produzca, no lleve al colapso de la sociedad tecnoindustrial, y esta la supere. Puede que nunca se cree un movimiento lo suficientemente organizado y fuerte como para aniquilar el sistema tecnoindustrial llegada la oportunidad. Pero también cabe la posibilidad de que si sucedan todas estas cosas y el sistema tecnoindustrial sea destruido a tiempo.” (19)

“La pregunta clave aquí es si ello es posible. Y la respuesta no es ni „sí ni „no, sino „depende. Depende de las circunstancias. Un montón de circunstancias futuras y presentes.”, “¿Es seguro que esto ocurra? No. ¿Es seguro que no ocurra? Tampoco. Como muchas cuestiones del futuro las incertidumbres son grandes.” (20)

FC también lo señala, esto se puede leer en las mayúsculas de RS en la nota 6 de este comunicado, así como en este párrafo:

“(…) Si la experiencia indica que algunas de las recomendaciones hechas en los párrafos anteriores no van a dar buenos resultados, entonces dichas recomendaciones deberán ser descartadas” (21)

Aunque a decir verdad, este método no puede ser descartado aún, porque aquellos que trabajan a favor de esa “revolución”, no lo han puesto a prueba, ya que por ahora no existe un movimiento “fuerte y organizado” que se dedique a eso, o tan siquiera un intento de este que les deje a los “revolucionarios” experiencias o vivencias. La pregunta es, ¿lo descartarán algún día?, Ni siquiera ellos lo saben.

Quizás dentro de una década o más, la crisis mundial se agrave y ponga al sistema al borde del colapso, pero ¿les bastará ese tiempo a los “revolucionarios” para propiciar el derrumbe del sistema? Seguro que eso tampoco lo saben…

Algunos de estos “revolucionarios” han dicho que la formación de ese movimiento puede durar años o hasta décadas, dándose el lujo de esperar hasta lo concreto, como si la naturaleza salvaje se quedara esperando también a que los “inteligentes anti-tec” estén preparados y las condiciones sean propicias.

Sería más cuerdo y más atractivo que los “revolufias” entregaran a sus lectores inteligentes, las certezas de que pueden hacer lo que se proponen, de que están seguros que lo que hacen dará resultados sólidos, que dar puras especulaciones sobre la conformación de un movimiento, el ensanchamiento de este para el previo derrocamiento del sistema tecnoindustrial. Pero bueno, ellos han trazado su estrategia…

Así que, en conclusión a este punto, la base estratégica para la “gran revolución”, es la suposición, el “quizás”, el “esperemos que”, el “podría ser”, el “a lo mejor”, el “depende”, es decir, nada concreto, todo al aire. Eso nos hace recordar lo que decía un popular comediante mexicano en sus shows: “Puede que sí, puede que no, pero lo más seguro es que quien sabe”.

¡Los “revolucionarios” que ESPEREN! mientras se PREPARAN para la enorme crisis global, nosotros no nos confiamos en idealizaciones futuristas, nos basamos en el presente, el presente que indica que tanto nuestra esencia de humanos naturales como la naturaleza salvaje en general, está siendo reducida a la domesticación, obediencia y subyugación al sistema tecnoindustrial y a los valores de su sociedad, y en reacción a eso, el ataque y la resistencia armada es lo fundamental.

III

Derrotismo relativo

Nosotros no nos queremos quedar inertes ante la gran pérdida de lo salvaje, no hemos decidido cruzarnos de brazos, algunos como “Isumatag” nos han catalogado con el manoseado y relativista término de “derrotistas”, incluso UR lo ha ilustrado de esta forma:

“Si por “derrotista entendemos aquella actitud de abandonar la lucha por considerarla perdida de antemano, ITS no es derrotista, pues no ha abandonado su lucha. Pero si entendemos por “derrotista” la actitud que niega de antemano toda posibilidad de vencer cuando en realidad no está claro que exista alguna posibilidad, ITS es derrotista, como lo indica su forma de entender el concepto de revolución antitecnológica” (19)

Sería inútil y desgastante darle muchas vueltas al asunto, intentando hacer ver a los “revolucionarios” que no somos “derrotistas”, así que este tema lo dejamos así, pues este juicio depende de las perspectivas individuales.

Cuando Its (en su momento), o los grupúsculos de RS, han declarado que no esperan nada de los ataques ejecutados, nos estamos refiriendo a las medias apegadas estrictamente a lo “revolucionario” o “trascendental de la lucha”. No esperamos la “revolución”, ni la “crisis mundial”, ni las “condiciones propicias”, lo único que esperamos es que después de un ataque, salgamos intactos con nuestra victoria individualista, con las manos llenas de experiencias y vivencias para los siguientes pasos aún más destructivos, constantes y amenazantes.

Anteriormente declaramos que no esperábamos algo positivo de nuestro actuar, pero las acciones tienen reacciones y estas han contagiado a otros creando algo positivo para el avance sin límites del ataque al sistema tecnoindustrial. Así, vemos que en distintos sitios web y en revistas se leen noticias y reproducciones de nuestros comunicados y actos, junto con varios análisis de estos, esto no pasa solo en sitios o en publicaciones anarquistas sino también en los de interés científico, filosófico, académico y demás (22). Podemos contabilizar que nuestros comunicados terroristas se han traducido alrededor de diez idiomas diferentes (23). Se han publicado varios libros con nuestras palabras, el más reciente lleva por título “La Naturaleza es el bien, la Civilización es el mal…” (24) (25). De igual manera, hace unas semanas un nuevo grupo que se posiciona en contra del sistema tecnoindustrial con actos surgió en Argentina, y promete más. (26)

IV

¿Insurreccionalismo heredado?

“Ediciones Isumatag” escribe en su texto que la confrontación directa es tarde o temprano un suicidio, y tiene razón, solo que eso lo hemos decidido nosotros, sabemos que quizás tendremos el mismo futuro de presidio o muerte que tuvieron los salvajes guerreros chichimecas Tenamaztli y Maxorro, lo mismo que les pasó a los indómitos chiricahua Mangas Coloradas y Cosiche, lo sabemos muy bien, nosotros hemos preferido batirnos en una pelea a muerte con el sistema, antes que conformarnos y aceptar la condición de humanos hiper-domesticados que nos quieren imponer, recordemos que cada individuo es diferente, para algunos es bastante cómodo auto-engañarse pensando que algún día llegará la gran crisis y que hasta entonces se pondrán a actuar para ese hipotético derrumbe del sistema, pero para nosotros NO, ya NO somos idealistas, vemos el presente tal y como es, y este nos empuja a la confrontación directa, asumiéndola hasta las últimas consecuencias.

Lo escribimos en el primer comunicado de RS:

“Día con día, nos dirigimos a la extinción, estamos al borde del abismo, pues no tenemos en mente adaptarnos al sistema, ni a su sumisa sociedad, ni a los valores morales de la misma” (27)

Es evidente que a EI le “quedó el saco” cuando leyó el texto editorial de la revista Regresión, (el grupo editorial se ha unido también a RS con el nombre del “Grupúsculo Manto de Piel –Coyote” durante estas semanas), y es por eso que saca de sus cajones viejos las “conversaciones privadas” y arremete con todos sus “recursos” contra nosotros, aunque esos “recursos” estén vestidos de supuestos “análisis serios”. Todo porque nosotros no compartimos la estrategia que propuso FC hace varios años.

En una desesperada artimaña para catalogarnos como algo que no somos, EI asegura que dentro de nuestra tendencia hay cuestiones ideológicas heredadas del insurreccionalismo. Escribe también que por “adoptar” esas ideologías somos izquierdistas, de hecho eso piensa de todos aquellos grupos que actúan y critican el sistema tecnoindustrial, raro, porque de hecho, antes de “Conductas Incivilizadas”, éramos el único grupo extremista dentro de esa categoría, en fin. RS no va a alargarse más centrándonos en el aburrido y poco práctico debate sobre si somos o no izquierdistas, porque no lo somos, eso más de uno lo ha podido evidenciar, no tratamos de convencer a nadie de nada.

Lo que sí es importante evidenciar en el texto de EI, es la paranoia del izquierdismo tipo patológica que sobre él se apodera, al decir que ve en cualquier lugar izquierdismo y por catalogar casi todo de izquierdista, menos a su círculo de afines ¡claro!

Con respecto a la crítica que hace al insurreccionalismo, le dejaremos a los de esa ideología que le respondan en su momento lo dicho por “Isumatag”, si así lo desean.

Lo que RS si tiene que reconocer es nuestro pasado eco-anarquista, (eso ni lo negamos), el cual es muy diferente al anarquismo insurreccionalista, no se puede esperar nada bueno de una persona que no sabe diferenciar entre esas dos corrientes.

RS ha descartado por completo la idea de un “movimiento anti-tecnología”, no porque nos basemos en ideas insurreccionalistas, sino por todo lo que hemos dicho con anterioridad en el punto I de este trabajo.

“Ediciones Isumatag” habla de análisis “serios y honestos”, ya quisiéramos ver como “agitarán” a las masas cuando “llegue el momento” ¿lo harán de forma honesta? NO, se valdrán quizás de engaños y manipulaciones para que las masas se maten entre ellas para, según esto, destruir el sistema. Claro, con este comentario no nos ponemos de lado de las masas, por nosotros que las sociedades se asesinen entre ellas, lo que estamos poniendo en evidencia es la falsa modestia y el engañoso discurso con el que escribe EI.

Ya lo dijo FC:

“En cuanto a las consecuencias negativas de eliminar la sociedad tecnoindustrial… bueno, siempre hay que pagar un precio, para conseguir una cosa hay que perder otra.” (28)

EI al parecer se siente inferior cuando se identifica con las etiquetas de “revolucionarios de café”, “intelectuales de sillón”, etc., ante eso lo único que nos queda decir es que: ¡Uno se siente como quiere! Si EI se siente menos con estas categorizaciones empleadas por los prácticos (o sea nosotros) dentro de la crítica al sistema tecnoindustrial, ese no es nuestro problema.

En conclusión, reproducimos lo que escribimos en el sexto comunicado de Its:

“La lucha contra el Sistema Tecnoindustrial, no es un juego del cual debemos ganar o perder, vencer o ser vencidos, eso es lo que muchos no han comprendido aún y parece ser que muchos todavía están esperando a ser “recompensados” en el futuro por hacerla hoy de “revolucionarios”. Se debe aceptar que muchas cosas en la vida no son recompensadas, que muchas tareas y/o finalidades ni siquiera son alcanzadas (incluida la Autonomía) y la destrucción del tecnosistema por obra de los “revolucionarios” es una de ellas. Ahora no es tiempo de esperar el inminente colapso, para los que se quieran tomar el tiempo como si el progreso tecnológico no creciera a pasos agigantados y devorara nuestra esfera de Libertad individual poco a poco.”

“Por ahora no existe ningún movimiento que se posicione radicalmente contra la Tecnología, ni organizado ni sólido, si algún día lo hubiese (triunfase y si estuviéramos vivos) aceptaríamos nuestro fallo, mientras tanto no aceptaremos especulaciones futuristas que apuestan por un movimiento que ayude a desquebrajar al sistema en su totalidad.” (29)

Por la defensa extrema de todo aquello que hemos ido perdiendo:

Reacción Salvaje

Grupúsculos:

“Matar o Morir”

“Tinta de carbón”

“Manto de piel-Coyote”

 

Notas:

1) En verano de este año, en un blog llamado “El Tlatol”, se expuso públicamente el detalle del cual estamos escribiendo. Tiempo después, el “Grupúsculo Tinta de Carbón” de “Ediciones Aborigen” (que a su vez se ha adherido a RS, durante los últimos meses), publicó un trabajo impreso recalcando lo mencionado, titulado “Respuesta Indirecta”, del cual recomendamos su lectura.

2) Nota 4 del texto “Algunos comentarios en referencia a los comunicados de Individualidades tendiendo a lo salvaje” por Último Reducto. 8 de enero 2012.

3) En el sexto comunicado de Its punto II, lo dejamos bien en claro con lo siguiente:

“Evidentemente, seguimos defendiendo la crítica contra el término “revolución-revolucionario”, eso que ni qué. Pues:

-La llamada “revolución” por la que muchos apuestan, pervierte la naturaleza del ser humano porque siempre tiende a reformar al sistema.

-La “revolución”, es la esperanza a ciegas (fe) que muchos quieren ver lograr, si no logran su cometido (el cual nunca han alcanzado) sus esfuerzos serán en vano, y todo, absolutamente todo por lo que lucharon se vendrá abajo, resultando tales esfuerzos como inútiles.

-La “revolución” es un concepto izquierdista.

-Muchos izquierdistas quieren hacer de sus finalidades y/o planteamientos algo tan profundo que exageran en ellos, divagan y llegan a límites fuera de la realidad. Ejemplos hay muchos: “la destrucción del capitalismo”, “un mundo sin estados, ni fronteras”, “un planeta sin explotación animal”, la “paz mundial” y entre estos, la llamada “revolución antitecnológica”.

4) La estrategia. Párrafo 181 de “La sociedad industrial y su futuro” por FC. Ediciones Isumatag 2011.

5) La estrategia. Párrafo 182 de “La sociedad industrial y su futuro” por FC. Ediciones Isumatag 2011.

6) “La revolución deberá ser internacional y mundial. No podrá ser llevada a cabo primero en unos países y luego en otros. (…) Cierto, NO SE PUEDE ASEGURAR (mayúsculas de RS) que el sistema industrial vaya a poder ser destruido aproximadamente al mismo tiempo en todo el mundo y es incluso posible que, al intentar echar abajo el sistema, se permita que los dictadores tomen el control de él. Es un riesgo que habrá que correr.” La estrategia. Párrafo 195 de “La sociedad industrial y su futuro” por FC. Ediciones Isumatag 2011.

7) “La respuesta del FMI a la crisis financiera mundial”, página web oficial del Fondo Monetario Internacional (imf.org), 30 de septiembre 2014.

8) “Las cinco regiones de la Unión Europea con más desempleo son españolas” Diario ABC, 16 de Abril 2014.

9) “Pymes desaparecen por crisis familiares”, El Universal, 28 de Marzo 2011.

“Casi 500 000 empresas han desaparecido desde que comenzó la crisis”, La Razón, 30 de Marzo 2011.

10) “Guerras, conflictos, terrorismo, crisis política: los 70 puntos calientes del planeta”, El confidencial, 8 de Marzo 2014.

11) “Las bolsas de valores del Sudeste Asiático bajan por China”, América Económica, 24 de Junio 2013.

12) “Advierte Lagarde riesgo de recesión en Europa”, El Universal, 9 de Octubre 2014.

13) “Sequia en el Amazonas aumenta temores sobre calentamiento global”, BBC, 4 de Febrero 2011.

14) “Urbanización amenaza a las áreas naturales protegidas”, 24 horas, 4 de Enero 2012.

15) “Un aumento de 57% del cáncer mundial augura un desastre humanitario”, CNN, 4 de Febrero 2014.

16) “El miedo por amenaza del ébola se extiende por América y Europa”, El Tiempo, 12 de Octubre 2014.

17) La estrategia. Párrafo 188 de “La sociedad industrial y su futuro” por FC. Ediciones Isumatag 2011.

18) “No se puede diseñar el papel de un nuevo tipo de sociedad. Es decir, no se puede planificar teóricamente con antelación una nueva forma de sociedad, luego establecerla y esperar que funcione tal y como había sido planeado que lo hiciese.” Algunos principios acerca de la historia. Párrafo 104 de “La sociedad industrial y su futuro” por FC. Ediciones Isumatag 2011.

19) Nota 8 del texto “Algunos comentarios en referencia a los comunicados de Individualidades tendiendo a lo salvaje” por Último Reducto. 8 de enero 2012.

20) “Algunas ideas sobre el presente y el futuro”, Ediciones Isumatag. 6 de octubre 2014.

21) La estrategia. Párrafo 206 de “La sociedad industrial y su futuro” por FC. Ediciones Isumatag 2011.

22) De entre los blogs y revistas más conocidas están: “Nature”, “Vice Magazine”, “Wired”, “The Guardian News”, “Vocativ”, “American Scientist”, revista “Proceso”, “Carthaginensia” (revista de estudios e investigación), entre otros.

23) Además del idioma español en la red se pueden encontrar traducciones de nuestra filosa tendencia al inglés, italiano, francés, portugués, griego, catalán, polaco, turco y croata.

24) El libro fue editado por “Matar o Morir ediciones” y es un recopilado de todos los comunicados de Its y de RS. Fue publicado el 7 de Noviembre de este año, el cual está disponible en el blog anarquista “Contrainfo”.

25) Otros libros que se han editado y de los que hemos tenido conocimiento han sido: “Comunicati Atenttativi”, publicado por “Verein Von Egoisten Ediciones”, es una recopilación y traducción al italiano de los comunicados de Its. “The Collected Communiques of Individualists Tending Toward the Wild”, editado por “War on Society”, también es una recopilación y traducción, pero al inglés de los comunicados de Its. “¡Que se ilumine la noche! Génesis, desarrollo y auge de la Tendencia Informal Anarquista” publicado por “Ediciones Internacional Negra”, se incluye una entrevista a Its.

26) “Conductas incivilizadas” (CI) es como firman, en su comunicado publicado el primero de noviembre de este año desde Buenos Aires, se responsabilizan de varias amenazas a universidades y aeropuertos, así como de un ataque incendiario frustrado en una subestación eléctrica.

27) Primer comunicado de Reacción Salvaje, Punto V. 14 de Agosto de 2014.

28) La estrategia. Párrafo 185 de “La sociedad industrial y su futuro” por FC. Ediciones Isumatag 2011.

29) Sexto comunicado de Individualidades tendiendo a lo salvaje. 28 de Enero 2012.

Anuncios

Un comentario en “Algunas respuestas sobre el presente y NO del futuro

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s