Regresión (texto editorial)

Reproducimos el texto editorial de la revista Regresión.  

¿Porque y para quien es “Regresión”?

Regresión es una publicación con contenido crítico hacia los valores y bases materiales del sistema tecnoindustrial. Primeramente difundimos este tipo de ideas (por medio de internet y de mano en mano), no para que otros adopten la misma postura que nosotros, no esperando a tener simpatizantes, ni para que acepten nuestro discurso aquellos que se dicen “radicales y revolucionarios”, publicamos estos textos porque tenemos algo que decir, porque dentro de tanta hipocresía, mentiras, e idealizaciones, urge gritar la Verdad.

Es de vital importancia recalcar que, aunque estos textos estén al alcance de todos, no son aptos para toda la sociedad en general, esto es un aporte desde nuestra individualidad a las pocas personas que se atreven a pensar más allá de la típica critica “revolucionaria y radical”, para los que han comprendido que la raíz más profunda de todos los males es el sistema tecnoindustrial y la civilización que lo perfecciona, es para aquellas personas que dejaron atrás las utopías de las viejas ideologías de antaño y asumen su papel como individuos dentro de esta compleja realidad, es para aquellos individuos que se cansaron de hablar, de leer y de ser “espectadores críticos”, para aquellos que la teoría es solo una parte de la base de sus actos contra el sistema; y, más que nada, el contenido de estos “cuadernos” son para esas pocas personas que están ya familiarizadas con este discurso y practica, y para los que apenas la van conociendo, esperamos ser explícitos en lo que se plasmará.

¿Por qué regresión?

La palabra regresión puede significar muchas cosas en varias disciplinas o ciencias, pero nosotros la hemos usado como antónimo de progreso, ¿qué progreso?, del progreso tecnoindustrial, civilizado y artificial. Para nosotros es muy importante voltear a ver cómo es que vivía, se desarrollaba y moría el ser humano desde sus inicios como especie, porque solo así, se puede vislumbrar nuestro presente real y llegar a la conclusión de que el ser humano moderno está cada día dejando de ser lo que era, humano, convirtiéndose en un simple instrumento del sistema. La tecnología y su avance sin freno alguno, (así como lo han dicho algunos críticos de la civilización) están generando complicaciones serias en el entorno y en el ser humano, tanto física como psicológicamente, y que las consecuencias de que esto siga por la misma senda, nos llevará a una catástrofe de inimaginables conclusiones.

Algunos proponen una revolución o la construcción de un movimiento que contribuya al derrumbe del sistema tecnoindustrial, en específico nos referimos a aquellos que siguen al pie de la letra las palabras de Theodore J. Kaczynski. En cierta parte, es comprensible que se planteen, propuestas varias para resolver el problema central, pero nuestra postura no ve viable la formación de un movimiento que ayude al derrocamiento del sistema a nivel mundial, y por consecuente desconocemos el término revolución. Pues tanto la estratégica como el termino, es en demasía fantasioso, está falto de realismo y es por eso que lo rechazamos.

Desde hace ya varias lunas, hemos dejado de soñar con un “mundo mejor”, tanto política como “primitivisticamente” correcto, ahora solo vemos nuestro presente, el presente pesimista al que nos han condenado, y aunque lo asumimos, no nos rendimos frente a el:

-El sistema siempre va en la misma dirección, el progreso no se detiene ante nada ni nadie.

-La naturaleza salvaje será en mayor medida, año tras año, exterminada o sojuzgada, hagamos lo que hagamos contra el sistema, así que tratar de “liberarla”, en esta época moderna es algo que cabe solo en las cabezas más ilusas y en las mentes adolecentes con miras a la crítica del sistema.

-Quizás dentro de 30 o 40 años (viendo la situación actual), la naturaleza salvaje que queda será reducida a meros espacios recreativos y turísticos. La regularán organismos “ecologistas” y “conservacionistas” dirigidos, por grandes organizaciones “verdes” que les conviene, que esos espacios queden preservados para fines lucrativos y científicos, en Europa esto ya ha pasado, en México está en proceso.

-La conducta del ser humano está siendo ya domesticada a un grado deplorable e indignante, que solo los más fuertes e inteligentes, pueden tratar de no caer en los juegos del sistema, resistiéndose y aferrándose a su naturaleza.

-El sistema completo (o gran parte de este), no caerá por un movimiento que acelere un proceso “revolucionario”, la única fuerza que puede poner de cabeza a este complejo sistema es la naturaleza salvaje o su misma tecnología compleja.

-No confiamos, ni esperamos un movimiento, la “gran crisis”, o la “revolución”, no esperamos nada a cambio, lo presente es lo que hay.

No tenemos certeza de que los “revolucionarios” aceleren la “destrucción del sistema”, y francamente, pensamos que si algún día se levanta un “movimiento” que tenga en su mira la destrucción de este, será aplastado de inmediato. ¿Les convendrá a los empresarios nucleares, a las madereras multinacionales, a la industria farmacéutica, automotriz, aeronáutica, minera, petrolera, a la iniciativa privada que impulsa la ciencia y la tecnología, y a todos aquellos que se atascan de la destrucción y modificación de la naturaleza, que exista un movimiento, o que incluso, alcance grandes proporciones, para que destruyan el imperio tecnoindustrial que han forjado durante décadas? No lo permitirán, a menos que algunos de ellos, quieran sacarle jugo o alguna ganancia, a la situación después de la supuesta “destrucción” del sistema.

La realidad es pesimista para aquellos (nosotros), que se centran en criticar y en querer que el sistema tecnonidustrial caiga algún día, de eso nos hemos dado cuenta, aceptamos las condiciones que se desenvuelven frente a nosotros, asumimos nuestras contradicciones pero sin caer en ellas, ni rendirnos a aceptar lo que nos imponen.

Por años, dentro de los movimientos y círculos intelectuales y prácticos de cualquier ideología, se ha propuesto algo, una solución, frente a los problemas que les han tocado enfrentar a aquellos movimientos.

Por ejemplo:

-Lo que nos cuentan de la historia de México, después de la llegada de los españoles y la muerte del gobernante de la gran Tenochtitlan, Moctezuma (1520), un guerrero mexica llamado Cuitláhuac, encabezó una guerra contra la invasión, este personaje junto con sus hombres, tenían como finalidad la victoria ante los europeos, y el resurgimiento de aquella gran civilización mesoamericana.

Cuitláhuac murió de viruela, sin conseguir nada.

-En el movimiento de independencia, el cura Miguel Hidalgo encabezó las revueltas contra la corona española (1810), él junto con sus hombres, querían ser autónomos a los criollos, querían una forma de gobierno que no fuera impuesta por los occidentales, querían gobernantes mestizos, etc., después de una guerra cruenta, al cura lo fusilaron y le cortaron la cabeza, ¿consiguieron independencia?, quizás deberíamos preguntarle a los españoles que son dueños de una parte importante, de lo que es ahora el territorio mexicano.

-En 1910, tuvo lugar la “revolución mexicana”, Emiliano Zapata, fue uno de los líderes más representativos, quien organizó una lucha armada contra la dictadura de Porfirio Díaz y los gobernantes que le siguieron, él y sus guerrilleros querían una nueva constitución, que el gobierno les diera tierras a los campesinos y les diera buenos servicios públicos, (luz, agua, drenaje, educación, etc.), querían democracia y no dictadura. A Zapata lo mataron a traición, lo emboscaron a balazos, ¿consiguió su cometido? Quizás deberíamos preguntarles a los habitantes de la zona donde combatió Zapata, el sur mexicano, es una de las zonas más pobres y miserables del país, hoy en 2014.

-En 1968 el movimiento estudiantil fue uno de los acontecimientos que marcaron la historia en México, en plena efervescencia comunista, estas ideas empezaron a ser la punta del iceberg, después de la matanza del 2 de octubre de ese año, varios grupos guerrilleros se empezaron a formar y comenzaron una guerra a muerte contra el régimen del Partido Revolucionario Institucional (PRI), (partido surgido de la “revolución” mexicana). Uno de esos grupos fue la Liga Comunista 23 de Septiembre (1973), y como su nombre lo indica, su finalidad era la implantación del socialismo en México. Su líder, Ignacio Salas Obregón, lideraba secuestros, robos a mano armada, recuperación de armas, fugas de cárceles, levantamientos armados en el campo y en la ciudad, atentados contra políticos y empresarios, ejecuciones a policías, etc.

A Obregón lo desaparecieron cuando su grupo estaba bastante lastimado, por los golpes que el gobierno, las brigadas blancas (paramilitares), e infiltrados, le habían dado. Y el socialismo nunca llegó a México.

-En 1994, el Ejercito Zapatista de Liberación Nacional (EZNL), liderado, públicamente, por su vocero el sub comandante Marcos, tomó varias cabeceras municipales en respuesta a los tratados de libre comercio entre Canadá, Estados Unidos y México, así como a malos tratos de los gobiernos en turno, hacia los indígenas y gente pobre de Chiapas. La finalidad inicial del EZLN era “ir a la capital derrotando al ejército mexicano”. El ejército declaró la guerra al gobierno y recibieron respuesta. Después de unos días de balaceras, helicópteros caídos, muertos, secuestrados y torturados, se pidió tregua, el gobierno ofreció una reforma y otorgó derechos a los pueblos indígenas, así como autonomía a los “espacios liberados” por los neozapatistas. El objetivo inicial del EZLN de derrocar al gobierno, no funcionó, siguen en sus comunidades, su “revolución” fue solo local.

-En el año 2006, hubo varios levantamientos populares (Mineros en huelga de Michoacán, Campesinos de Atenco, etc.), que tenían como finalidad, incrementar la crisis política y acelerar la caída del gobierno, casualmente después de una campaña política emprendida por al EZLN por todo el país. El movimiento magisterial en Oaxaca fue un ejemplo claro. De un desalojo frustrado por parte de la policía estatal y municipal, los maestros consiguieron atraer a las masas y crear un movimiento popular (Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca/APPO), dispuesto a derrocar al gobierno de Ulises Ruiz, después de meses de enfrentamientos callejeros y armados, muertos (de ambos bandos) y desaparecidos, la policía federal desalojó por la fuerza a los inconformes de todos sus bastiones y todo volvió a la aparente normalidad, de hecho, al final del conflicto el presidente Ruiz seguía al mando y algunos de los íderes de la APPO, se sumaron a partidos políticos de izquierda. ¿Consiguieron su finalidad de un gobierno popular? Claro que no.

-En el periodo presidencial de Felipe Calderón (2006-2012), se implementó la guerra contra los carteles del narcotráfico, la cual dejó más de 60,000 muertos, (sin contar a los no registrados en fosas clandestinas). El poder de los capos, es tan influyente que ha logrado comprar a presidentes municipales y estatales, a políticos, a la policía, incluso al ejército. Situación que dejó en completo abandono a la población. Fue así como surgieron los actuales grupos de autodefensa, principalmente en Michoacán, grupos de civiles armados en defensa de sus pueblos contra los sicarios, extorsionadores, e informantes de narcotraficantes.

La finalidad de estos grupos es, que regrese la normalidad en sus comunidades, aunque contradictoriamente Michoacán hace poco era considerado, como uno de los estados más violentos tanto en México, como en América.

Lo que une a todos estos casos históricos, y lo que queremos dar a entender citándolos, es que desde hace mucho, los movimientos e ideologías aspiraba o aspiran a algo más, tienen finalidades concretas, muchas de ellas son tan “complejas” que se vuelven ilusorias e imposibles de conseguir, viéndolo desde una visión más real, alejándonos de posibilidades y del “quizás”.

Junto con estos hechos históricos, está el planteamiento de la “revolución contra el sistema tecnoindustrial”, propuesto con mayor tesón, durante casi veinte años por el señor Theodore, desde la publicación de su artículo: la sociedad industrial y su futuro, en 1995.

Revolución, en la cual (repetimos) nosotros no confiamos, ni pensamos que se vaya a realizar algún día próximo, ni en 100 años adelante.

La situación con este sistema es incontenible, y luchar contra él intentando derrumbarlo, es la misma ilusión autoengañante que han seguido los revolucionarios izquierdistas actuales y de antaño, es por eso que nosotros no proponemos su derrumbe total, no proponemos ganar la batalla, no aspiramos a ser aquellos que “liberarán” del yugo tecnológico a la tierra para que la sepultada naturaleza salvaje, vuelva a brotar de entre su sarcófago de concreto. Nosotros proponemos la crítica llevada a la práctica, el ataque individual, sin ninguna recompensa, sin ningún fruto, sin ninguna esperanza de ganar o de perder. El ataque desinteresado, guiado por la razón y el sentir, que nos caracteriza, a los seres humanos que nos resistimos a formar parte de todo esto, que negamos con todas nuestras fuerzas la artificialidad de nuestros cuerpos y entorno.

Regresión no es una “revistilla” con contenido crítico dirigida, a lo inmóviles, no es la típica revista de artículos inertes, es para aquellos lobos solitarios o clanes de afines entre sí, que se sacuden el miedo y se deciden a quemar maquinarias, a poner bombas en instituciones que atentan contra la naturaleza, para aquellos que deciden planear la muerte de algún investigador bajo las sombras…

En México desde el año 2011, han salido a la luz pública algunos grupos que coinciden con lo que nosotros pensamos y hacemos, están las Individualidades tendiendo a lo salvaje (ITS), las Células terroristas por el ataque directo –Fracción

Anticivilizadora (CTAD-FA), el grupo N.S. – Fera – Kamala y Amala (NS-F-KA) y ahora, el Circulo de Ataque –Punta de obsidiana (CA-PO), todos estos grupos han llevado, una crítica en movimiento en contra de la tecnología y a la civilización, no esperando nada a cambio, solo por el simple hecho de atacar y devolver los golpes a la megamáquina. Es por eso que, una de las finalidades centrales de la publicación de esta revista, es el surgimiento de nuevos grupos que ataquen las bases materiales del sistema tecnoindustrial y a aquellos que lo sustentan, lo protegen y lo mejoran. La guerra terrorista, a muerte, contra este sistema se gesta desde el 2011 con este tipo de grupos, nosotros queremos darle continuidad, alentando a atentar, quemar, ejecutar y regresarles a quien se lo merezca, las ofensas que le han hecho a la naturaleza salvaje por años.

Sigamos los pasos de guerra, de nuestros fieros antepasados cazadores.

Que la sociedad y la civilización tiemblen al detonar de la dinamita.

Si la tecnología no se detiene, esta guerra tampoco.

Si le tecnología sigue avanzando, los grupos terroristas también lo harán.

Editores de Regresión.

Abril 2014.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s